Capítulo 8/50 – ¿Cómo aprende el jugador de fútbol? (1ª Parte)

 

 

¿Cómo recibimos la información?

“Lo que nosotros somos como seres humanos son un montón de señales electroquímicas que circulan por circuitos en el interior del cerebro. No hay ventanas en el cráneo, el único modo de RECIBIR INFORMACIÓN es a través de los sistemas sensoriales, de la memoria o de la cognición. Es decir, que la inventamos. Lo que esas señales electroquímicas ven del mundo son señales electroquímicas que proceden de otros sistemas que forman esta gran simulación de la realidad que nos rodea. No es que el mundo que nos rodea no esté ahí, esta ahí, pero usted nunca ha vivido ahí, nunca ha ido a él de visita, el único lugar donde ha estado es en el interior de su mente”. Stephen Macknick. Instituto Neurológico Barrow, Phoenix.

“Hay una especie de jerarquía de sentidos. Los sentidos más potentes son el sentido del tacto y el sentido del equilibrio. Los demás sentidos están subordinados a estos (…) Nuestro sistema motor sensorial domina al visual y el visual a su vez, domina el auditivo. En general el medio más importante de nuestra percepción es la memoria. El 99% de lo que vemos se proyecta desde nuestra memoria y sólo el 1% es añadido por los órganos sensoriales”. Gerhard Roth. Instituto de Investigación del Cerebro, Universidad de Bremen.

Los avances en neurociencia están abriendo paso a un mundo de nuevas posibilidades con respecto a los medios de educación y los procesos educativos.

“En los últimos 10 años hemos desarrollado técnicas que nos permiten hacer seguimiento de qué zonas del cerebro se activan en cualquier actividad. esto nos permite relacionarlo con cualquier cosa y, por tanto, con la educación. Podemos identificar qué zonas se activan más en cualquier proceso educativo, y de qué manera el cerebro es más receptivo a incorporar conocimientos”. David Bueno. Profesor e Investigador de Genética en la Universidad de Barcelona.

El ser humano es un animal social.

“Desde el nacimiento. A un bebé le pones delante una cara o un objeto y seguirá la cara. Está socializando. Constantemente estamos pendientes de nuestro entorno. De hecho, para un niño, la mejor recompensa es el reconocimiento de sus iguales, de su profesor, de quien sea. Una mirada de aprobación del maestro o la madre es más gratificante que el helado que le comprarán. Por eso también es importante no ridiculizar nunca a un alumno. Algunos docentes pueden pensar que esto les estimula a quererse superar, pero no”. David Bueno. Profesor e Investigador de Genética en la Universidad de Barcelona.

 

“Siempre pensé que hace unos 50.000 años, más o menos, hubo alguien que supo intuir lo que estaba cavilando el cerebro del que tenía enfrente y esto, solo esto, le dio una ventaja comparativa insalvable para los demás” Eduardo Punset

“Las neuronas espejo son unas neuronas motoras que se activan cuando uno ve una acción correspondiente a lo que aquella neurona codifica. Ejemplo: Tengo una neurona motora del “agarrar”. Si te veo “agarrar”, en ese mismo momento se activa esta neurona. Es decir, tu acción se vuelve mi acción” Giacomo Rizzolatti (Descubridor Neuronas Espejo en 1996).

“Las neuronas espejos son importantes para la imitación teniendo en cuenta las propiedades de dichas neuronas, porque se activan al realizar una acción y también al ver a otra persona realizarla. Así que resulta casi natural que tengan importancia en la imitación”. Marco Iacoboni.

 

 

Cada segundo se producen miles de conexiones sinápticas (conexión entre neuronas), formando nuevas redes neuronales o fortaleciendo otras ya existentes. Por lo que cada segundo que pasa nuestro cerebro es literalmente diferente. Durante la competición los jugadores juegan sobre un plano mental que continuamente emerge y se auto-organiza. El cerebro desarrolla ciertas áreas en función de la persistencia y la especificidad de ciertos escenarios de entrenamiento. Cada experiencia significativa altera las conexiones neuronales. Los jugadores se vuelven más competentes en la resolución de situaciones de juego” Jorge Castelo.

Cada tarea o ejercicio de entrenamiento crea o propaga una conexión neuronal que desaparece gradualmente si no es continuamente estimulada. Cuanto más específica es la estimulación, más aumenta la interactividad y las conexiones de diferentes partes del cerebro. “La aplicación de ejercicios específicos con diferentes niveles de complejidad, fortalece las decisiones / acciones en contexto familiares (…) activando circuitos neuronales similares, no necesitando mucho apoyo cognitivo para su resolución”. Jorge Castelo.

 

 

Cada neurona tiene un umbral de excitabilidad. Cuando se alcanza el umbral se produce una sinapsis entre neuronas. Varias neuronas envían señales eléctricas al mismo tiempo generando ONDAS CEREBRALES. Cada onda cerebral asociada a una tarea específica:

“La experiencia adquirida por los jugadores en la competición o entrenamiento, son reflejo directo de la mutabilidad de patrones, apoyados con diferentes niveles de actividad cerebral que derivan de los procesos de entrenamiento y de los entrenadores que los aplican” Jorge Castelo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies