Capítulo 3/50 – Creación de un modelo de juego (2ª Parte).

(A) CARACTERÍSTICAS Y CAPACIDADES DE LOS JUGADORES.

Tendremos que prestar especial atención a las capacidades de nuestros jugadores y a las sinergias que se irán produciendo entre ellos en esa continua interrelación.

El modelo de juego debe partir de los jugadores, pues serán ellos quienes nos muestren qué pueden hacer, hacia dónde podemos dirigirnos y qué podemos exigirnos.  

Estar constantemente observando las sinergias que se producen entre ellos. Importancia de los patrones de acciones.

Cierto es que han de buscarse unas pautas preferenciales de conducta para que se asiente el colectivo, pero al final hay unas pautas propias que cada uno ha ido construyendo en función de las experiencias adquiridas y de sus capacidades. Se va construyendo con el tiempo, antes de que el jugador llegue a nosotros. Lo que ocurre es que en nuestra vanidad creemos que el mundo táctico de ese futbolista empieza cuando llega a nosotros.Juanma Lillo.

¿Qué tipo de jugadores dispongo? ¿Qué contextos de entrenamiento se han encontrado antes? ¿Qué tipo de relación tienen? ¿Cuáles son sus capacidades? ¿Qué tipo de fútbol sienten? ¿Cómo están cómodos?… Un sin fin de preguntas podríamos realizarnos con el único objetivo de tener información sobre ellos. Para sacar lo mejor de ellos, tenemos que conocer quiénes son, qué anhelan, qué sienten y cómo pueden relacionarse.

¿Qué conductas son aprehendidas y cuáles innatas? Otorgarle los grados de libertad necesaria para que él pueda mostrarnos quién es realmente. No existen dos jugadores iguales. Las experiencias, el contexto, la genética y las relaciones modelan su personalidad.

 

 

(B) EXPERIENCIAS, IDEAS DE JUEGO, CONOCIMIENTOS E IDENTIFICACIÓN DEL ENTRENADOR.

“No es lo mismo haber entrenado 10 años que haber repetido el mismo año 10 veces” Juanma Lillo.

Nuestras experiencias en gran medida nos define… ¿Qué tipo de vivencias hemos tenido antes como entrenadores? ¿Cómo sentimos el juego? ¿Con qué nos sentimos identificado? ¿Conocemos la lógica del juego? ¿Somos buenos gestores? ¿Entendemos de planificación y diseño de entrenamiento? ¿Qué puedo aportar yo al grupo?¿Soy un buen líder? ¿De qué tipo?

No existe la fórmula mágica. Nadie la tiene. Si pueden tener una excepcional capacidad para liderar, o para gestionar grupos humanos, o como alineadores , o incluso como metedólogos o en el diseño de tareas, pueden además interpretar de mil diversas formas el juego. Pero es imposible que seamos capaces de controlarlo todo.

BUEN TRABAJO INDIVIDUAL +  BUEN TRABAJO EN EQUIPO + CONTINUA FORMACIÓN + CONTINUA AUTO EVALUACIÓN + BUENAS RELACIONES SOCIALESFACILIDAD A LA HORA DE DESARROLLAR NUESTROS OBJETIVOS = MÁS CERCA DEL ÉXITO, SIENDO CONOCEDORES DE QUE NADA PUEDE ASEGURARLO.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies